RSC: La responsabilidad social corporativa de las empresas y organizaciones. EL EJEMPLO DE COLLUSION BY @ASOS


Wearing #COLLUSION, the new #nogender brand at #Asos
Picture by Lydia D'Aurizio @electrical_hawk


Me siento muy identificado con todo lo que expones en tu post. Llevo trabajando en retail-moda desde hace más de 16 años y estoy muy de acuerdo con todo lo que expones. En concreto también he trabajado para Inditex, aunque reconozco que duré muy poco por motivos que entenderás perfectamente como trabajadora. Aunque también tengo que decirte que el esquema de Inditex se repite en la mayoría de las empresas de moda en las que he trabajado. En concreto me ha llamado mucho la atención el tema que expones sobre responsabilidad medio ambiental. Casi todas las empresas de moda actuales se las dan de 'eco-friendly' cuando en realidad no lo son. En mi empresa actual, sucede lo mismo que indicas con los plásticos y papeles, cada una de las prendas viene precintada y envuelta resultando ser una bomba para el medio ambiente. Los que no hayan trabajado en el sector ni se podrán imaginar la cantidad de plásticos que se generan al día. Pues bien, son muchísimos. Además y no sé tu caso actual pero, en el mío, ni si quiera reciclamos, es decir, que tiramos a la basura papel y cartón más plásticos, a veces inclusive con residuos orgánicos de los restos de comida de los propios trabajadores.

Con respecto al punto de "trato justo a los empleados" te diré que en mi empresa actual nunca hacen indefinido a nadie part time, sólo pueden llegar a ese 'privilegio' los trabajadores a tiempo completo, independientemente de la valía del trabajador. Con respecto a mi experiencia en Inditex te diré que duré dos semanas, mi contrato era a tiempo completo como visual merchandiser (escaparatista y coordinador de interiores para los que no estén familiarizados con el término) y mi jornada era de 8 a 17h de lunes a viernes. Pues bien, te diré que nunca salí a mi hora, trabajé la mayoría de días de 8 a 20h e incluso más, horas extra que en ningún caso se pagan ni si quiera se devuelven. Mi 'formador' me decía que era lo común, además, comíamos malamente en media hora. Si ves la política de la empresa o el código de conducta de Inditex con respecto a sus trabajadores puedes leer todo lo contrario, es más, presumen de tratar muy bien a sus empleados. Por si fuera poco, en mi caso, me instaron a comprar mi propio uniforme, como imagen de tienda tenía que vestir de la cabeza a los pies de Pull & Bear y pagarlo de mi propio bolsillo. Una locura.

Por otro lado, me gustaría abrir otro melón al respecto y es el de las fábricas que trabajan para este gran grupo - y otros similares -  y que presume de ser una de las mejores empresas del mundo, y cuyo dueño no olvidemos es uno de los hombres más ricos del mundo; ¿en qué condiciones están los trabajadores que realizan las prendas de Inditex? Según su propia política de responsabilidad social, están en las mejores condiciones, de hecho se pavonean diciendo que estos trabajadores ganan sueldos más que dignos teniendo en cuenta las condiciones de estos países en desarrollo, principalmente China y la India.

Adjunto link de 'Fashion Victims', un reportaje del programa 'Salvados' donde hablan del fenómeno del fast fashion donde las verdaderas víctimas de la moda son los trabajadores de estas fábricas, algo que choca de manera radical con la política de responsabilidad social corporativa de este tipo de empresas.

https://vimeo.com/214709402

Por lo demás, mandarte un saludo y darte las gracias por abrir este tema que me toca tan de cerca..


En teoría, la Responsabilidad Social Corporativa es un conjunto de acciones llevadas a cabo por las empresas a través de las cuales promueven mejoras tanto medioambientales, como sociales o incluso económicas. Además, tanto de manera directa como indirecta, las empresas buscan mejorar su imagen pública. Digo en teoría porque, bajo mi propia experiencia, he podido ver y comprobar que en muchos casos la RSC de la que presumen muchas compañías se queda en agua de borrajas o simplemente en un listado que acciones que se aleja mucho de la realidad.

En mi opinión, las empresas de hoy pretenden abarcar demasiados ámbitos con sus políticas sociales y corporativas que raras veces llegan a cumplir al cien por cien. Para mi gusto, y después de haber chequeado varios casos concretos, creo que no son del todo verosímiles y, que aunque están plagadas de grandes intenciones, son poco realistas. Mi experiencia en el sector retail-moda me ha llevado a trabajar para grandes cadenas como Inditex o H&M, marcas premium como Antony Morato y Neil Barrett o conocidos diseñadores como Custo Barcelona. En todos los casos he leído políticas o códigos de conducta bastante similares, y, además, en casi todos, he comprobado como muchas de estas políticas se han quedado más bien en propósitos, algo similar a lo que todos hacemos en fin de año. Si bien es verdad he podido comprobar como, en los casos mencionados, sí que respetan las leyes o normas establecidas pero, claro, se supone que la RSC está planteada para ir un paso más allá, para aportar un valor añadido a la norma.

Lo que más me ha sorprendió de todas estas empresas ha sido todo lo relacionado con el medio ambiente, casi todas ellas presumen de ser compañías eco-friencly pero la realidad y el trabajo del día a día demuestran que no lo son tanto. Está de moda - y las empresas lo saben - ser respetuoso con el medio ambiente, tener conciencia con problemas como el cambio climático o el gran problema del reciclaje y el mal de lo plásticos, pero inevitablemente y aunque han mejorado mucho al respecto todavía queda mucho por hacer. Por poner un ejemplo, H&M este año dejó de utilizar bolsas de plástico que sustituyó por las de papel reciclado (bastante más caras), un gran cambio para una compañía que las llevaba utilizando durante décadas, pero eso sí, sigue utilizando perchas de plástico en sus más de 4700 tiendas repartidas por todo el mundo. Para mi gusto, creo que este caso en concreto ha sido más bien un lavado de cara para una compañía que presume de ser ecológica y que de hecho tiene su propia línea eco la llamada H&M Concious producida con materiales reciclados. Para mí, lo que han pretendido es mejorar su imagen, pero si realmente hubieran querido hacer una gran contribución al medio ambiente hubieran eliminado el uso de las perchas de plástico altamente contaminables y muy difíciles de reciclar. En general, creo que estas políticas benefician más a la empresa que al propio trabajador o al cliente, además, creo que son más propagandísticas que reales.



Siguiendo con el tema retail, me ha sorprendido positivamente el caso de Asos, compañía de la que soy cliente desde hace más de diez años y que se dedica a la venta online de productos de moda y complementos. Una compañía que no tiene ninguna tienda física y que se ha especializado en ofrecer moda y tendencia para todos los bolsillos. En concreto esta marca puede permitirse invertir en muchas políticas sociales ya que ahorra mucho dinero tanto en intermediarios como en trabajadores. Además, el hecho de no tener establecimientos ni tener publicidad – a diferencia de empresas de competencia directa como Zalando – permite a la compañía invertir grandes cantidades de dinero en diversos proyectos tanto sociales como medioambientales. Este caso me ha sorprendido ya que se centran en puntos concretos y accesibles, son realistas con lo que pretenden y no buscan abarcar demasiados proyectos de gran envergadura, sino más bien pequeñas acciones que son capaces de llevar a cabo. Por ejemplo, la empresa se ha propuesto para este año 2019 dejar de utilizar prendas de seda, mohair o cachemir y, además, dejará de vender prendas de pluma natural - esperemos ver si lo cumplen, por el momento todavía no lo han hecho -, pero en cualquier caso se trata de una acción ecológica realmente alcanzable y realista ya que basta con dejar de vender este tipo de prendas. Esta política viene muy ligada al programa 'Fashion with Integrity' con el que la compañía propone una gestión transparente del modelo comprometiéndose a reducir los efectos nocivos de la empresa tanto en animales como en personas y en el medio ambiente en general. Otra política que me ha sorprendido gratamente de este gigante de las ventas online ha sido la creación de línea de moda exenta de genero, es decir, una gama de prendas ni masculina ni femenina que promueve la aceptación de comunidades sujetas a discriminación. Sin lugar a dudas una propuesta muy original y claramente actual que aboga por la igualdad de sexos y que, por qué no, puede empezar por el vestir.

Bibliografía:

http://about.hm.com/en/sustainability.html

https://www.asosplc.com/corporate-responsibility.aspx
Estoy de acuerdo con el matiz filantrópico que propones, de hecho nadie la había planteado hasta el momento, y creo que es muy interesante. Bien es cierto que los empresarios desde tiempo remotos incluso antes de las RSC como tales promovían este tipo de iniciativas sociales pero mi pregunta es, ¿lo hacían realmente con el fin de mejorar de sociedad o buscaban algo más? No olvidemos que la técnica de la propaganda se viene usando mucho antes de la irrupción de la publicidad. En mi caso, creo que ambos factores tienen parte de realidad y parte de mentira. Bien es verdad que creo en el buen hacer de las personas y, en este caso de los empresarios, pero no olvidemos que al final, y como hemos visto desde el principio de esta asignatura, el fin último de una empresa es el ánimo de lucro o, lo que es lo mismo, generar beneficios, así que siempre tendré la duda. Al final me quedo con lo que dices en el último párrafo, si algo bueno hacen estos programas de RSC quedémonos con ello, independientemente del trasfondo que tengan, sólo nos queda eso, la buena intención sea por el motivo que sea.